Será todo después y tú primero

Fue tu noche, también la mía
ahora tu pial, conoce la mía
conoce el rojo del vino, de la pasión mía
donde las primaveras son constantes al amor a la vida.

Hoy los frutos ya no prohibidos, dan tejido a mi vida, y
yo bordo tu camino, de colores, de alegrías, de sueños cortos
pero intensos, como el sabor del vino que tu bebías .

Dejemos que el agua purifique nuestra piel
en un estado de gozo, más no de olvido
pongamos presente cada día
la noche que fue tuya, y
que yó la ice mía.

Recordando que somos dos gotas de un dios desconocido,
que el sendero que tracemos, debe estar lleno
de luz armonía y sentido, y,
si es que el amor tiene sentido
tú serás la razón, yó, no seré el olvido.
Ucuyaya

1 comentario:

Maria Rosa dijo...

Querida amiga, gracias potr tu visita a mi blog que te devuelvo gustosa. Comparto tu extensa opinión sobre los más débiles, sin duda.
De tu blog, me he leido la mayoria de tus poesias y me he dado cuenta de la profundidad de sentimientos que emanan y cuanto amor encierran.
Se te observa mucha belleza interior que transportas a tus escritos.
Me alegro de conocerte y que podamos compartir nuestros textos.
Un abrazo.